Día mundial en recuerdo de las víctimas del tráfico: 18 nov. 07

Contra la violencia del tráfico: NO al coche, NO a la moto, NO más carreteras

El coche y la moto, en el siglo XX, nos han dejado 30 millones de muertos y cientos de millones de heridos. Sólo en España hay al año unos 5.000 muertos, unos 130.000 heridos (es la principal causa de muerte entre los jóvenes) y unas 15.000 muertes prematuras por la contaminación del aire. En Burgos, carteles por la ciudad nos recuerdan que en los últimos 4 años han muerto 45 personas (en su mayoría peatones) en accidentes de tráfico. Son muertes que no implican sólo una falta de respeto; son muertes producto de actitudes violentas al mando del volante.

En ocasiones, la matanza diaria del tráfico nos es presentada en los medios por las administraciones públicas como accidentes o fatalidades de responsabilidad individual. Sin embargo, es frecuente comprobar que en el diseño del viario se prioriza la fluidez del tráfico frente a la seguridad, se homologan vehículos que alcanzan velocidades que el cuerpo humano no puede soportar en impactos inevitables, se planifica el territorio haciendo a la población dependiente del transporte motorizado y se permite la omnipresencia de la publicidad de automóviles. Cuantos más automóviles hay, más desagradable es la vida y menos útiles son. ¿”No podemos conducir por ti”? El conductor de tren sí puede. Los conductores, independientemente de su conciencia vial, adaptan su conducción en función del riesgo que perciben; tendrán modos de conducción más arriesgados cuantas mayores protecciones técnicas haya en su vehículo o en el viario (teoría de la Compensación del Riesgo). Por esta razón, ni la seguridad vial ni las mejoras técnicas de los vehículos y del viario reducirán la masacre. La única forma de reducir la mortalidad es reducir los desplazamientos en vehículos motorizados particulares.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario