El tiempo, la bicicleta y el cicloturismo

Cuando se acerca el veranillo a todos nos empiezan a entrar unas ganas locas por coger la bici y ponernos a rodar por rutas cuya preparación llevamos saboreando semanas o meses. Encuentros cicloturistas, rutas con amigos, viajes por Europa. El tiempo (atmosférico) es un factor que solemos obviar. Nuestro entusiasmo por hacer la ruta y la incapacidad de tener previsiones fiables más allá de 4 días nos hace olvidarnos de lo que pueda ocurrir. Pero es un elemento que puede hacer de «ese» viaje el mejor o el peor. Los grandes viajeros en bici suelen estar muy atentos no tanto a las previsiones a corto plazo cuanto a las tendencias climáticas generales de la zona: En verano en Canadá el viento sopla del noroeste. El mes de Julio en Alemania, contra los tópicos, suele ser muy poco lluvioso. De Madrid para abajo, en verano hace excesivo calor para la bici. Lo que sea. Entre la previsión del periódico para mañana y saber que el polo sur está helado hay todo un caleidoscopio de matices climáticos y meteorológicos que no siempre son incontrolables.

Juan Merallo se ha currado un buen artículo sobre este tema en su blog. En él analiza los elementos a tener en cuenta fuera de las variaciones inesperadas. Habla de tendencias, de saber leer las señales de la naturaleza, de trucos de sabiduría popular que nos pueden ayudar a planificar un viaje y también a ir tomando decisiones sobre la marcha, en ruta.

Vaya de paso, desde Burgos Con Bici, una felicitación a Juan por este artículo en particular y por todo su blog («el de la bici») en general. En él va colgando artículos sobre temas bicicleteros con información interesante y actual en los que trata de profundizar en temas de interés para ciclistas urbanos y cicloviajeros.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario