Haiku II

     
Mire usted por dónde, a los pocos días de la Asamblea Nacional de Conbici en Burgos y de la sorpresa y reflexión que provocó la intervención de los compañeros de Melilla, nos encontramos en la prensa con otro rosario de datos que también nos da qué pensar. En esta ocasión se trata de todo lo contrario. De la situación de la movilidad urbana en Holanda. Allí las condiciones para moverse en bici son tan buenas que, paradójicamente, pueden convertirse en problema: sitio para aparcar, golpes, tráfico denso en carriles bici, etc.

Holanda: 16 millones de habitantes, 18 millones de bicis.

La capital, Ámsterdam: 800.000 bicis en el casco metropolitano y otras 300.000 en el centro urbano.

Hay dificultades para encontrar aparcamiento seguro para unas 100.000 bicis que duermen en la calle.

El 37% de los desplazamientos urbanos se realizan en bici.

En la ciudad hay más de 400 km de carriles bici.

Entre 2006 y 2010 un promedio de unos 14.000 niños recibieron atención médica por una caída, 2000 acabaron en el hospital y , de estos, la mayoría con conmociones cerebrales de diverso grado.

No obstante, no se conoce a ninguna agrupación holandesa que abogue por el casco obligatorio.

Aparcamiento en el Canal

     
Bueno, esto ya pasa de haiku, vale. Pero la lluvia de datos es igual de sugerente que en nuestra propuesta anterior: http://www.burgosconbici.org/ver_noticia.php?numero=264, sólo que a la inversa. Las dos noticias parecen la cara y la cruz de una típica comparación de problemas Norte-Sur. Lo más al sur de Europa, por un lado, Melilla. Y por el otro, lo más al norte (casi) Holanda y su capital.

     
A ver qué datos gustan más a la administración Española, Castellano-Leonesa y Burgalesa respectivamente. Y, en consecuencia, a ver por qué políticas se aboga. En Burgos Con Bici lo tenemos muy claro y animamos a las autoridades a que rompan este determinismo y previsibilidad Norte-Sur tratando de caminar, aquí en España, hacia una ciudad a la holandesa. Al menos en términos de Movilidad. Si Melilla se presenta como el ejemplo a no imitar (con todos nuestros respetos y nuestro ánimo y apoyo a los compañeros que están luchando para que las cosas cambien allí), Holanda es el paraíso a alcanzar.

     
Y eso a pesar de esos datos de accidentes que alguien puede estar tentado a usar de forma demagógica. Los holandeses ya han hecho los cálculos y han sabido poner en su justo valor los problemas que los distintos modelos de movilidad acarrean. Y, en buena lógica, frente a la locura de la movilidad unipersonal en coche, han apostado por la bici, asumiendo sus pequeños inconvenientes (caídas, exposición a la intemperie, etc) y viviendo los problemas nuevos como nuevas ocasiones de reinventarse y seguir luchando por una ciudad mejor.

     
Y lo hacen hasta el extremo de estar ensayando aparcamiento aéreos y subterráneos automatizados y sistemas para calentar los carriles bici y minimizar algo los accidentes a causa del hielo en invierno, etc, etc, etc. No como aquí, que cualquier problema relacionado con la movilidad sostenible y con el uso de la bici se convierte en una dificultad insuperable en términos regulatorios. Venga, vamos, un poco más de arrojo, creatividad, originalidad y valentía para mejorar las cosas ¿No?

Fuente: Isabel Ferrer, “Bicis hasta en los tejados”

El País, 28 de Octubre de 2012.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/10/26/actualidad/1351277220_795675.html

Aparcamiento en la Catedral

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario