¡Ojo al guarda! Paso sin TREN

¿Y quién es el guarda? Pues el guarda es el Ministerio de Fomento y acaba de anunciar la cancelación de 52 líneas regionales de media distancia. Según la ministra estos servicios no son rentables económica ni socialmente. Sin embargo, las directrices europeas, que justifican la mayoría de los fondos recibidos por España para el desarrolo del medio rural, están claras: es bueno vertebrar el territorio y fijar población a lo largo y ancho de la geografía nacional. Por no hablar de las consecuencias que ha tenido para nuestro país la proliferación de obras «faraónicas», incluídas las líneas de alta velocidad, que sólo han beneficiado a los empresarios del pelotazo. Está claro que algunos se han embarcado en una huída hacia delante en la que no están dispuestos a detenerse ante nada. ¿Quién va a pagar los platos rotos de este desaguisado?

Podéis ampliar los detalles de esta noticia en el siguiente enlace:

http://www.elconfidencial.com/espana/2012/07/21/renfe-cancelara-52-lineas-regionales-de-media-distancia–102338/

Sentimos tener que comunicaros esta muy triste y mala noticia que, no obstante, ya era esperada. Más nos vale que nos vayamos haciendo a la idea. Al final, el modelo AVE ha ganado la batalla al ferrocarril convencional en España. ¿Entrará dentro de nuestras posibilidades viajar a lo grande? ¿O luego nos vendrán diciendo que hemos querido disfrutar de algo que no nos podíamos permitir? ¿Os suena la canción? Pues en el bis nos van a cantar las ventajas de la privatización.

El caso del ferrocarril español es muy singular, digno de estudio y de tesis doctoral “cum laude”, puesto que se nos presenta una realidad de líneas regionales poco eficientes e infrautilizadas cuyas características son la desinversión durante décadas, horarios imposibles, velocidades comerciales desalentadoras, poca adecuación a la demanda, nula publicidad, … con la premisa de que, primero cierro la línea y luego deposito la esperanza ilusoria de su reapertura o futura explotación en la “mano invisible” del mercado, para que otra operadora, alquilando el material rodante existente (que hemos pagado todos con nuestros impuestos) pueda ofrecer el servicio.

¡Qué dolor lo que se está haciendo con el ferrocarril en este país! ¡Qué dolor no dar el valor que se merece a este medio de transporte! ¡Qué dolor de país de asfalto! ¡Qué dolor de intereses creados! ¡Qué lamento tan descarnado!

¿Qué se necesita para ser Ministro de Fomento? La verdadera crisis en infraestructuras de España la puedes leer en el muy completo y documentado post de los compañeros de Melilla en Bici,

http://melillaconbici.com/2012/06/30/infraestructuras-y-crisis/

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario