Trans Morocco Odyssey

     
La cofradía del dírham” somos 5 amigos, miembros de BcB, que durante 8 días hemos pedaleado por Marruecos, un país exótico, mágico y vibrante, en el que modernidad y tradición, vaqueros y chilabas, conviven en armonía.

     
A pocos kms de Algeciras desembarcamos en Tánger, con nuestras bicicletas a punto y nuestras alforjas cargadas de ilusiones. Iniciamos aquí un periplo de 750 km que nos llevó a descubrir la escarpada cordillera del Rif, con sus empinadas cuestas y los vistosos atuendos de sus habitantes; la valla de la vergüenza de Ceuta, último escollo para aquellos que tras cruzar África clandestinamente buscan un futuro mejor en Europa; la medina de Tetuán, auténtica y poco contaminada por el turismo: la blanca y azul Chefchaouen, la ciudad más limpia y bonita del norte de Marruecos: la antiquísima Fez, con su laberíntica medina y sus sagaces mercaderes; la ciudad santa de Moulay Idriss, «colgada» de una colina; las ruinas imperiales de Volúbilis, capital de la provincia romana de la Mauritania; las ubérrimas tierras que llevan al estuario del río Sebou y la laguna de Merdja Zerga, lugar de descanso invernal para millones de aves acuáticas; la increíble puesta de sol en el océano atlántico en Moulay Bousselham; la otrora española Larache, junto a la que se halla el importante enclave arqueológico de Lixus, con vestigios fenicios, cartagineses, romanos y árabes; la interminable playa de Asilah y, por último, Tánger, la antigua Tingis fenicia, ciudad cosmopolita y abierta al mundo.

     
Una aventura que ha fortalecido nuestras piernas y nuestra amistad, sin lastimar nuestros bolsillos, que nos ha permitido disfrutar de la hospitalidad árabe y de paso liberarnos de prejuicios trasnochados y de estereotipos manidos.

     
Y lo más importante, una odisea al alcance de cualquiera.

Recepción

Playa

Graffiti

La cuadrilla

Callejeando

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario