¡FELICES FIESTAS!

LOGO BCB NAVIDEÑO

APRENDE A CIRCULAR EN BICI CON BICID

Si recordais, allá por 2019, nuestra asociación elaboró un video en el que resucitaba «El Cid» y cambiaba a «babieca» por una bici. Eso sí, estaba muy pez en como montar en bicicleta de forma segura, tanto para él como para el resto de vecinos de la ciudad. La lectura de ese video era que había que enseñar al Cid a pedalear; así que nuestra asociación se puso en 2020 manos a la obra en la producción de una serie de vídeos de educación ciclista vial. El producto han sido unos videos realizados en clave de humor y ambientados en la ciudad de Burgos, destinados a incrementar la seguridad en la movilidad ciclista de nuestros vecinos, a través de la divulgación de las normas en vigor y los consejos relativos a la adecuada circulación de las bicicletas por las calles de Burgos. 

Los protagonistas principales de los videos son un CID ciclista de nuestra época, que responde al nombre de BICID y una monitora municipal de educación en movilidad de nombre JIMENA.

La acción discurre en dos escenarios principales: 1º el aula de educación en movilidad y 2º escenarios urbanos diversos.  En el aula de movilidad la monitora enseña los contenidos teóricos del episodio, ayudada de videos y maniobras previamente grabadas; y posteriormente en las calle lo llevan a la práctica monitora y alumno.    Para finalizar cada episodio se realiza un resumen o “recuerda” de los contenidos aprendidos. Estos contenidos se han definido tomando como base las normas de circulación y utilización de las bicicletas establecidas en la Ordenanza de Movilidad Sostenible de la ciudad de Burgos y los consejos prácticos de los usuarios de la bicicleta de la ciudad.

Los vídeos  producidos se estructuran en 9 episodios que se suman al video piloto de presentación del proyecto.

Con esta noticia estrenamos el capítulo 1: “CONSEJOS ANTES DE SALIR” que incluye los siguientes contenidos:

  • Hazte oír: el timbre.
  • Hazte ver: Uso de prenda reflectante, luz roja trasera y blanca delantera. 
  • No dejes que te roben la bici: tipos de candados y uso de aparcabicis.
  • Revisión de la bicicleta antes de salir.
  • Indumentaria del ciclista urbano.
  • Recomendación del uso del casco.

El resto de capítulos los iremos subiendo a nuestra web (pestaña «BiCiD«) y redes sociales semanalmente. ¡¡No os los perdais!!. Esperamos que os gusten.

Este proyecto ha contado con una subvención del SAMYT.

GANADORES DEL V CONCURSO DE FOTOGRAFÍA «La bicicleta y la ciudad». BCB

 

El pasado jueves, 9 de Diciembre, tuvo lugar la reunión y fallo del jurado del V Concurso de fotografía «La bicicleta y la ciudad» con el tema «La bici es bella».
En esta edición el jurado estuvo compuesto por Marisol Velasco, Álvaro Alonso de Armiño, Carlos Bueno y Luis Palacios, emitió el siguiente fallo:

“Por reflejar, como ninguna otra fotografía presentada, el espíritu del lema del concurso e incluir a la fotógrafa que fotografía una bicicleta en objeto de la fotografía, realzando así la belleza de la bicicleta y su condición de Musa inspiradora. Por acertar con el espacio- intemporal, elegante y austero- donde fue tomada la fotografía que pareciera dignificar la bicicleta como vehículo cotidiano. Por el tímido juego de luces y sombras a caballo entre el interior y el exterior del portal, en un conocido y emblemático espacio de nuestra ciudad. Por cerrar el triángulo de nuestra atención, al fondo del espacio iluminado, con un aparcabicis que sugiere como pocos elementos el uso cotidiano y creciente de la bicicleta en la ciudad.
Por todo ello, el jurado ha decidido otorgar el primer premio del V Concurso de fotografía «La bicicleta y la ciudad» a Óscar García Polvorosa por su fotografía titulada “Musa”.».

Asimismo decidió declarar desierto el segundo y tercer premio, al no observar calidad suficiente en otras fotografías que pudieran ser merecedoras de dichos premios.

CHICA FOTOGRAFIANDO BICI EN PORTALÓN DE ESTANCO DEL ESPOLÓN, BURGOS
«MUSA» de Óscar García Polvorosa. Tomada en el paseo del Espolón, Burgos

FINALISTAS

Sombras de meseta. Elena Muñoz Pascual
Paseando con libertad. Lidia García Brasas
Bonitas terrazas. María Aguado García
Juguete roto. Alberto Fernández Díaz
Relax. Fernando José Castrillo Gómez
Musa. Óscar García Polvorosa

ENLACE A LA CONVOCATORIA DEL CONCURSO: https://www.burgosconbici.org/v-concurso-de-fotografia-la-bicicleta-y-la-ciudad-la-bici-es-bella/

RUTA: Vía Verde Santander-Mediterráneo y Valles del Ebro

VV-S-M-y-Valles-del-Ebro-1-y-2

DESCARGAR: https://drive.google.com/file/d/1LUmnhXipHODoJcEmsKkIJOwmkOA_5j-K/view?usp=sharing

Vía Verde Santander-Mediterráneo y Valles del Ebro

Comenzamos nuestra ruta en el M.E.H , y aunque no sea este el camino más corto, nos gusta empezar, sintiéndonos privilegiados, por el carril-bici con vistas al Arlanzón y a la Catedral. Levantamos la vista y vemos por delante dos días de estupendo viaje cicloturista.

 Podemos elegir margen-nosotros preferimos la Isla- hasta llegar al puente de las Rebolledas. Ahí, abandonamos el río y siguiendo todo el camino por vías ciclistas, abandonamos la ciudad y nos adentrarnos en el Polígono industrial. Aquí conviene seguir el track o guiarse por las discretas marcas de “Caminos naturales “ en las farolas y nos presentaremos en el tramo norte de la Vía Verde “Santander Mediterráneo”.

Las vías verdes, son antiguos trazados ferroviarios, rehabilitados para uso y disfrute, tanto de los habitantes de los pequeños pueblos vecinos, como de los visitantes. Son ideales para nuestra forma de entender la bicicleta, ya que son caminos marcados, sin tráfico motorizado y con nulas o pequeñas pendientes. En este caso, el Santander-Mediterráneo- trazado que nunca fue terminado en su totalidad- brindará en un futuro, un estupendo y variado itinerario cicloturista que, ojalá esta vez sí, una el norte de España con la costa levantina, atravesando en su trazado nuestra provincia, desde el Túnel de la Engaña hasta Hontoria del Pinar.

A partir de Sotopalacios y tras la trinchera de Peñahorada, la ruta atraviesa un terreno duro y seco,  de arcillas rojas y margas, que conforman un paisaje donde las tierras de cultivo tienen que arañar suelo a las cárcavas. Atravesamos, o pasamos cerca, de varios pequeños pueblos donde abastecernos de agua y refrescarnos, sobre todo si la ruta la hacemos en verano. Destaca Poza de la Sal que queda a un par de kilómetros, pero que bien merece el esfuerzo de subir hasta allí. Si no tenemos prisa, conviene aparcar la bicicleta y recrearse en la interesantísima visita a las salinas y a su Centro de interpretación. Si te ves con ganas puedes subir, a pie o en bicicleta, hasta el Castillo y admirar sus maravillosas vistas sobre Poza y su diapiro; si hace calor o se va con niños, sus piscinas son otra muy buena opción.

Desde Burgos, por la vía verde tenemos unos 60 km hasta Oña, los primeros veinte prácticamente llanos y los otros cuarenta, desde Peñahorada, en delicioso pedaleo en suave bajada hasta la villa de Oña, a la que entramos paralelos al desfiladero formado por el río Oca en su búsqueda del Ebro que guiará la segunda parte de nuestra ruta. Dos edificios ferroviarios de Oña han sido rehabilitados; uno de ellos para instalaciones deportivas municipales y otro como albergue. Un buen ejemplo de intervenciones municipales para tomar nota.

Oña bien merece dedicarla un rato, no nos dejarán indiferentes la Plaza del Ayuntamiento, sus casas blasonadas, el Monasterio de San Salvador o la sorpresa sosegada de su Jardín Secreto . En la antigua vaquería del Monasterio, rehabilitada, nos encontramos con la Casa del Parque Natural de Obarenes-San Zadornil, donde podemos recabar información sobre estupendas rutas senderistas por los alrededores.

Abandonamos  Oña y a la espera de que se terminen sucesivos tramos del S-M, tomamos la N-232 hasta llegar a Cereceda, para ahí desviarnos por la tranquila carretera que se extiende por el norte del valle de Valdivielso hasta alcanzar Valdenoceda. Por la nacional y extremando las precauciones atravesamos el estrechamiento de Los Hocinos hasta alcanzar la apacible carretera por la que remontaremos el Valle de Manzanedo hasta Cidad de Ebro. Bien merecen una parada tanto las ruinas, últimamente recuperadas, del Monasterio de Rioseco como el eremitorio de Argés, iglesia rupestre excavada en arenisca, que nos da fé de pobladores cristianos del valle de hace más de mil años .

            En Cidad nuestros caminos – el del Ebro y el nuestro- se separan: el río se abre paso por el tajo de Los Tornos hasta Tudanca y el Valle de Zamanzas (el trazado nos atrae, así que otro día lo contaremos) y nosotros enfilamos el ascenso lento del vallejo del  Trifón, hasta salvar un pequeño farallón desde el que avistamos ya la gozada de bajada hasta Soncillo.

Hasta el final de esta propuesta de ruta, tan solo nos quedarán unos pocos kilómetros de carreteras que atraviesan los pueblos de Valdebezana camino del Embalse del Ebro. Quién no conozca Arija se verá sorprendido por su configuración urbana, el pantano, la industria extractiva, el FEVE, etc. Más lo estará si se documenta y conoce que aquí estuvo la mayor fábrica de vidrio plano de España y que llegó a contar con más de mil trabajadores; de eso hace un siglo y una parte de lo que podemos ver hoy, decadente, es fruto de aquella época dorada de pujanza económica.

.Si tenemos tiempo y esta ruta nos ha sabido a poco, te proponemos varias maneras de alargarla; en un día puedes circunvalar el pantano por este paisaje cántabro – burgalés y volver a Arija; en dos, llegar hasta el mar atravesando la cordillera Cantábrica por el puerto de Palombera, precioso puerto cicloturista donde los haya. Si disponemos de más días podemos seguir, desde Arija, la pista de las señales del Camino Olvidado que nos llevarán hasta Villafranca del Bierzo donde se une con el Camino francés hasta Santiago. Es ciclable en su mayor parte y tiene alternativas por carretera en los peores tramos.

DATOS DE LA RUTA

Duración: Dos días. Tres o cuatro si nos hacemos alguna visita más larga o alguna ruta de senderismo

Distancias aproximadas:     Burgos- Oña 62km

Oña-Soncillo 53 km

Soncillo- Arija 20km

Tiempo aproximado: Con peso en las alforjas y sin paradas, unas 9 o 10 horas.

Tipo de bici: Cicloturismo, gravel, bicicleta de montaña.

Apta para personas sin experiencia o incluso niños (con precaución en Los Hocinos). 

Dificultad baja.

Visitas imprescindibles: Poza de la Sal (Centro de interpretación de las salinas), Oña (Monasterio de San Salvador), ruinas del Monasterio de Santa María de Rioseco, eremitorio de San Pedro de Argés.

Rutas de senderismo: Tejera de Panizares. Desfiladero de los Tornos desde Cidad hasta Tudanca. Desfiladero de las palancas en Lándraves.

Zonas de baño:  Valdenoceda, Cidad de Ebro y las playas del pantano en Arija. Piscinas de Poza y Oña.

Zonas de Pic-nic: Área recreativa de Lences, Jardín secreto de Oña. Iglesia de Quecedo, Cidad de Ebro, Arija.

Hostelería: Además de muchos pueblos con sencillos bares o pequeños restaurantes, la oferta de alojamientos es más que suficiente. Camping en Arija. Buenos lugares de acampada con permiso.

Luis Palacios. Burgos Con Bici

TRAKS

BIKEMAP: https://www.bikemap.net/en/r/10057591/#9.73/42.6699/-3.6769

WIKILOC: https://es.wikiloc.com/rutas-cicloturismo/burgos-arija-por-ona-vv-santander-mediterraneo-88461526#lb-embed

Viajar en bici. Cicloturismo de alforjas

DBU-23-octubre-2021-Pagina-8-y-9-BURGOS-EN-BICI-BURGOS

DESCARGAR: https://drive.google.com/file/d/1U8oUHsJp0zaxZ31Nofc775739JfUm_IU/view?usp=sharing

Comenzamos una serie de reportajes sobre viajes en bici por la provincia de Burgos. En los próximos meses, distintos cicloviajeros y socios de BCB irán publicando, en el Diario de Burgos, rutas por la provincia de uno o dos días. Este primer artículo es una introducción al viaje en bici.

VIAJAR EN BICI

Cicloturismo de alforjas

El viaje en bici o cicloturismo de alforjas es una práctica que no encaja en ninguno de los estilos de ciclismo más estandarizados y extendidos, como el ciclismo de carretera, el urbano o el de montaña. Ni siquiera existe un canon único entre quienes viajan en bici, ni un tipo específico de bicicleta que se use más que otro, ni un estilo definido. Hay tantos estilos de viajar en bici como viajeros. Desde no llevar prácticamente equipaje, dormir en hoteles y comer en restaurantes, a ser totalmente autónomos, cocinando con hornillo y durmiendo en tu saco donde te pille la noche. Y entre estos dos extremos, hay toda una gama de opciones intermedias. Sí, el cicloturismo de alforjas es difícil de definir de forma unívoca, pero toda esa variedad confluye en un cierto aire de familia que, de alguna forma, conecta a todos los cicloviajeros y distingue esta práctica de cualquier otra. Proporciona un gran sentimiento de libertad y el viaje puede ser muy económico. 

El viaje en bici no se suele concebir como un deporte, ni siquiera como un ejercicio, y en ningún caso como una competición. Básicamente consiste en eso, en viajar en bicicleta, en solitario o en grupo, pertrechados con equipaje tipo mochilero con lo suficiente para depender lo mínimo de intendencias ajenas. Recorriendo caminos y carreteras, cuanto más secundarias mejor, conectando, pueblos, paisajes, paisanajes, monumentos y rincones de lo más variado. La bici proporciona una velocidad suficiente como para sentir que se avanza, que se viaja, pero a un ritmo pausado que permite disfrutar en detalle del trayecto, sintiendo con realismo el territorio, ¡sobre todo las cuestas!, y todos los elementos de la intemperie: sus sonidos, sus silencios, olores, brisas y temperatura, lluvia, etc. La conexión con el entorno es total, se siente todo, se vive todo en cada instante. El objetivo es disfrutar del trayecto. El tópico de que la meta es el camino se cumple aquí de forma natural, espontánea y contundente. Las paradas suelen ser frecuentes y llaman al cicloturista con el magnetismo de las sirenas de Ulises. Pueblitos, primorosas áreas de descanso, recodos de ríos, un majestuoso árbol que ofrece buena sombra, la terraza de un bar, el porche de una iglesia, una fuente, infinidad de lugares “con vistas”, monumentos y todo tipo de construcciones cargadas de historia que salpican el camino, etc. 

BICICLETA

Cualquiera puede ser buena. Eso sí, siempre equipada con portabultos y, si puede ser, con componentes de calidad. Lo que suele marcar la diferencia es el ancho de la rueda. Se debe elegir dependiendo del tipo de firme que se prefiera hacer. Las ruedas anchas, tipo Mountain Bike absorben mucha fuerza de pedalada y ralentizan algo la marcha cuando se circula por carretera, pero son las ideales si se piensa hacer tramos por caminos. Las ruedas estrechas, del tipo de las de bicicleta de carretera permiten una marcha más rápida y fluida para pedalear por buen asfalto, pero hacen impracticable los caminos y carretas secundarias con firme en mal estado. Algunas marcas han sacado al mercado modelos específicos de bicicleta de viaje, con buenos componentes y ruedas de ancho intermedio (de entre 36 y 42 mm) y preparadas para instalar portabultos trasero y delantero. Y, últimamente, se ha puesto de moda el modelo “gravel” como el nuevo “todoterreno” de las bicis. Al final todos acabamos adaptando la bici que tenemos, subiendo o bajando el manillar, poniendo el tipo de sillín y de ruedas que nos resultan más cómodo y más idóneo para el tipo de viaje que queremos hacer. 

EQUIIPAJE

La consigna es minimizar el peso. Pero sin obsesionarse. Hay quien prefiere sacrificar esto y ganar en autonomía, llevando, por ejemplo, una sartén o una cafetera de aluminio. (1) Si se va en plan campero, pues hay que incluir kit de acampada: tienda, esterilla y saco de dormir. (2) Ropa de recambio, por supuesto, pero sin exagerar, pues para viajes de más de unos pocos días es prescriptivo ir lavando por el camino. No se debe olvidar ropa de abrigo e impermeable, por si llueve. (3) Comida para el camino tipo picnic, que podemos ir organizando en las tiendas que vamos encontrando por el camino. Si el viaje es largo o se quiere minimizar el gasto, el hornillo y un kit de cazuelas tipo “camping” son buenos aliados. (4) Por último, es imprescindible un conjunto de herramientas que debe incluir lo necesario para arreglar pinchazos, un juego de llaves que permita ajustar los tornillos y tuercas de todos los tipos y tamaños que tenga la bici: llaves allen de varias medidas, alguna llave fija y destornillador plano y de estrella. El tronchadenas se usa poco y parece una herramienta muy especializada, pero no ocupa nada, no es difícil de usar y es imprescindible si se rompe la cadena (que puede ocurrir). Hay herramientas específicas para ajustar la altura del manillar, quitar y poner el eje pedalier y quitar el cassette trasero (juego de piñones), pero esto requiere conocimientos mecánicos más avanzados. También es difícil cambiar radios y centrar ruedas, pero llevar algún radio de repuesto y una llave de radios, aunque no se coloque del todo bien, nos puede arreglar el día. 

Una cosa que al principio resulta curiosa y sorprendente es que el equipaje para más de tres días es el mismo, sea el viaje de una semana o de un mes. 

ALFORJAS

Elemento imprescindible para el viaje en bici. Hay muchas marcas y modelos. Se pueden llevar alforjas delanteras y traseras. Para elegir bien sugerimos valorar cuatro aspectos. Impermeabilidad, bolsillos externos, anclajes y tamaño. (1) Impermeabilidad: es fácil que algún día del viaje llueva. Llevar alforjas impermeables da mucha tranquilidad. Pero las mejores suelen prescindir de bolsillos externos o tener muy pocos y pequeños. (2) Bolsillos externos: son muy cómodos pues permiten un acceso rápido, y sin necesidad de andar desmontando todo el equipaje, a elementos de uso más frecuente, como algo de comida, herramientas, la cartera, etc. (3) Anclajes: las mejores marcas han desarrollado sistemas de anclajes regulables, muy seguros y a la vez cómodos de usar, con un cierre rápido y manejándolas con una sola mano, tirando de un asa. (4) Tamaño: no hay mucha variedad. La mayoría son de 40 litros y son las de uso más extendido. Las delanteras pueden ser de tamaño más pequeño. Por otra parte, hay alforjas o macutos que se pueden sujetar a la tija o instalar en el cuadro, pero las ideales y las más estables son las que se cuelgan del portabultos. 

DISTANCIAS

Cada uno decide, por supuesto. Pero un distancia disfrutona y que permite avanzar son los 50 km al día. Es asequible a prácticamente todos los públicos y deja margen para paradas relajadas y para solazarse en los descansos.

ALOJAMIENTO

A elección de cada uno, claro. Pero es recomendable cierta autonomía. Llevar tienda y saco le pueden librar a uno de darse una paliza para llegar a no se qué alojamiento, pues permite ampliar el espectro de hospedajes a campings y, en caso de necesidad, a un terreno en el que le dejen a uno acampar. Incluso, llegado el caso, uno puede pernoctar ocasionalmente haciendo acampada libre, en un monte o donde sea. En este sentido también se incrementa la sensación de libertad, pues no es tan necesaria una previsión de etapas, ni ir reservando plazas en hoteles, hostales o pensiones. 

RUTAS DESDE BURGOS

Un viaje en bici puede ser de días o de años. Pero una buena forma de iniciarse y de disfrutar de esta modalidad es hacer rutas de uno o dos días desde nuestra localidad. La provincia de Burgos es tremendamente variada en paisajes, terrenos y perfiles y ofrece muy buenas posibilidades para esta práctica, saliendo cualquier día desde casa. En esta sección, en los próximos meses presentaremos algunas rutas de uno o dos días por la provincia de Burgos ideales para la práctica del cicloviaje. Además, en la página web de Burgos con Bici (www.burgosconbici.org) puedes encontrar enlaces a nuestras cuentas en wikiloc y bikemap donde hay un surtido muy variado de traks GPS de rutas por la provincia.

BURGOS, ESCUELA DE CICLOTURISMO DE ALFORJAS

En Burgos tenemos la suerte de que el viaje en bici es muy conocido y popular gracias a que aquí se celebran, desde hace más de veinte años, las Jornadas “El mundo en Bicicleta” del colectivo Bici Aventura, en colaboración con la concejalía de juventud del Ayuntamiento de Burgos. Por estas jornadas han desfilado algunos de los más avezados y famosos viajeros en bici y nos han contado muchos trucos y consejos y han compartido experiencias, destinos y trayectos magníficos.  Se celebran todos los años (pandemias aparte), los viernes del mes de marzo a las 20:30 en el Teatro Clunia. Además, la asociación Burgos Con Bici, también celebra las jornadas “Viajar en bici”. Son más humildes, de consumo interno (por así decir) en la que los socios y afines del colectivo nos contamos nuestros viajes del año, compartiendo también trayectos, experiencias, consejos, y trucos. 

LOS ENCUENTROS DE CICLOTURISTAS Y CICLISTAS URBANOS DE CONBICI

Una buena forma de iniciarse en el cicloturismo de alforjas

A los habituales, con decir “encuentros” os basta. Para la gente no iniciada, deciros que esto consiste en un viaje en bici multitudinario, compartiendo la experiencia con otros cicloviajeros. Son de duración variable, según quien los organice, pero suelen ser de una semana. Cada dos años, en los años impares, son convocados por la coordinadora nacional “Conbici” (www.conbici.org), y organizados por una asociación concreta de una ciudad o provincia. Suelen consistir en un recorrido por lo más pintoresco de cada provincia organizadora. Además de estos, que son los “oficiales”, las distintas asociaciones convocan y organizan algunos otros con más o menos regularidad: Asturies Conbici (“Encuentrinos”), ASCIVA (Valladolid: “Encontronazos”), Verdegaia (Galicia: “Encontriños”), Logroño en Bici (Entreviñas), Biziz bizi (“Sinfermines” y otros). En Burgos, la asociación Burgos Con Bici también organiza los suyos. Les llamamos “morciencuentros”, y ya van tres. En fin, que casi todos los veranos hay uno o más eventos de este tipo. Si te interesa, presta atención a las páginas web y redes sociales de los distintos colectivos. 

En estos encuentros cada uno es autosuficiente. Equipados con tienda de campaña, esterilla, saco de dormir y alforjas con equipaje tipo mochilero, con lo básico para pasar siete días pedaleando y acampando. Algunos solemos comer en plan “picnic” y vamos abasteciéndonos en las tiendas locales. Otros llevamos hornillo. Y otros, algo de dinero en la cartera para pagarse algún menú en las tabernas, mesones y restaurantes locales. Todos conocemos de antemano el punto de salida, el de llegada y la ruta (que cada uno puede variar a su antojo). Por lo demás cada uno pedalea a su ritmo, solo o en compañía, parando más o menos, saliendo y llegando cuando le plazca. Se llaman “encuentros” porque al final nos vamos viendo todos en ruta y, sobre todo, en los lugares de pernocta, que suelen ser polideportivos previstos por la organización. Todo esto se desarrolla en un ambiente de respeto al medio ambiente, de vacación, de fiesta y de camaradería.

TRAYECTOS RECOMENDADOS

En la página web de burgos con bici podrás encontrar el enlace a un banco de rutas por la provincia de Burgos (y más) en los servidores de tracks GPS Wikiloc y Bikemap. Allí podrás ver todos los detalles de los trayectos: kilometraje, perfil, recorrido… . Pincha en las imágenes para verlos:

WIKILOC: https://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do

BIKEMAP: https://www.bikemap.net/en/u/burgosconbici/routes/created/

Alberto Fernández Díaz. Burgos Con Bici

logotipo BCB