Embajadores BCB en la Marcha a París

La marcha a París en ocho sentimientos

La Bicicleta en marcha hacia la cumbre del cambio climático:

Mi vivencia de la marcha en 8 sentimientos.

Por Diego Olalla Martín

Los viajes se viven antes durante y después. Vas viviendo y enlazando momentos no siempre agradables, pero en el conjunto de la experiencia todo es bueno.

Un día en un encuentro cicloturista comentaron que se estaba organizando una marcha a Paris, a la cumbre del cambio climático (COP 21),. Todavía faltaban muchos meses, pero en mi ya se despertó una inquietud, la idea me atraía, era algo en lo que creía ¡Que mejor forma de ir que en bicicleta para asistir a una cumbre contra el cambio climático!

20151211001013

 

Mapa marcha a París en bici

 
 
 

Y pasaron los meses, llegó el día y me uní a la marcha organizada por AMA (Asociación Medio Ambiental contra el Cambio Climático). Una marcha apoyada desde el primer momento por Burgos Con Bici, mi asociación.

1260km nos esperaron por delante, parte del invierno y 17 días ciclando (14 etapas con 3 de descanso). Siendo una media de 33 personas, algunos lo dejaban, otros lo cogían. Ya entrando a Paris fuimos 44 personas.

Empecé en Burgos dirección Vitoria (descanso), San Sebastián (descanso), San juan de Luz, atravesamos la región de las Landas, Burdeos, Ruffec, Poitiers (descanso), Tours, Blois, cogimos la ruta EuroVelo 6 por el valle del Loira hasta Orleans para entrar ya en Paris y asistir unos días a la cumbre alternativa (el ZAC) y estar en las manifestaciones.

 
 
 

Ir en una marcha en bici es algo muy diferente a viajar en solitario. El grupo condiciona el ritmo, las etapas están programadas rodando con clima adverso (frio invernal, jornadas enteras de lluvia, niebla…). La convivencia de un conjunto numeroso, en no pocas ocasiones, es dificil (esto me sorprendía de la marcha, íbamos a exigir un acuerdo a los gobernantes y a nivel de grupo en muchas ocasiones no llegamos a entendernos).

CV7yQXGW4AA3hYu.jpg-large

 

Durmiendo en un polideportivo

 

Antes de la marcha

DE MIEDO (todo está en la mente):

Lo primero que me vino a la cabeza es querer dar sentido a lo que iba a hacer ¿iba a aporta esto algo al problema del cambio climático? Me vino miedo, por tener un recorrido estricto a donde llegar a dormir, un tiempo meteorológico adverso, dudas sobre mi capacidad física…Y se confirmó la regla ¡El miedo está en la mente, es una preparación para que todo te salga mejor!

 

Durante la marcha

DE VOLUNTAD (Soy capaz de hacer más de lo que pienso): Una vez que empiezas a ciclar, ya los miedos se disuelven, lo vas sintiendo pedalada a pedalada. El momento es lo más preciado y la bici te transporta a él.

DE CONFIANZA (Tu cuerpo sabe más de ti que tu mente). Pasado el sexto día, noté que ya estaba adaptado a la bici, ya daba igual 70km que 120km al día. Entonces es cuando empecé a disfrutar porque sabía que el camino ya no podía pararme, que iba a llegar a Paris, a la Cumbre   

Biciclietada urbana

 

DE COMPAÑERISMO (Podemos dar lo mejor de nosotros mismos en las peores condiciones): Viajar en un grupo grande tiene sus ventajas aunque tiene muchos momentos de tensión. El cansancio, el mal tiempo pero sobre todo la diferente motivación y naturaleza de las personas, hace que en determinados momentos te pongan a prueba. Fue una experiencia fantástica. Toda una lección de humanidad.

DE ACOGIDA (hay buena gente en todos los lugares del planeta): Desde mi punto de vista, cuando se viaja cualquier sitio donde te den cobijo es bien recibido: el suelo de un hall, un polideportivo helado, albergues…y en ocasiones las casas de la gente. Gente que comparte contigo incluso sin saber el mismo idioma, sin palabras. Es el corazón de la gente lo que hace habitable este planeta.

Grupo de ciclistas

Ciclistas en carretera

 
 
 
 
 

NOMADISMO (Donde la libertad y la belleza se funden cada día en un lugar distinto). Quizás perdimos la forma de movernos de nuestro ancestros, ya no tenemos aquella incomodidad e inseguridad, pero en nuestro inconsciente todavía reina esa sensación de aventura y libertad. No somos seres sedentarios, necesitamos sentirnos libres.

Después de la marcha

DE RETORNO (Tenerlo todo sin salir de tu hogar) Un hogar donde regresar, una cama, comer caliente: primer y segundo plato. No hacer la maleta diariamente….Tener un lugar donde retornar es una gran suerte. Sentirse afortunado, descansar en una cama confortable, tener calor, tres comidas diarias calientes…es algo por lo que uno se siente agraciado.

 
 
 
 
 
 
 
 

La bicicleta te da la oportunidad de ir lo suficientemente deprisa para viajar y lo suficientemente despacio para vivir lo que acontece.

Llegar a una cumbre contra el cambio climático de la mejor forma imaginable, ¡en bicicleta!, te da la perspectiva de que hay otra realidad, de que otra forma de hacer las cosas es posible.

8 sentimientos para cambiar yo, no el planeta. Algo para aportar en este loco y bello planeta.

Escuchando, pedalada a pedalada el silencio de la bicicleta.

Bici junto a un árbol

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario